viernes, 16 de abril de 2010

EL CASO POMAR; “ ASI NOS BUSCAN EN ARGENTINA”


Por
Paula Daniela Alcoba

El 14 de Noviembre del 2009, Luis Fernando Pomar (40), su esposa Gabriela Viagrán (36) y sus dos hijas Pilar (3) y Candelaria (6) salieron de su casa de José Mármol, Partido de Almirante Brown, con destino final a la ciudad de Pergamino.


La familia, salió a bordo de un automóvil Fiat Duna Weekend color Rojo. Pero no viajaban solos, los acompañaba su mascota, un caniche llamado Toy.

El único integrante de la familia que se quedó en Buenos Aires, fue el hijo que Gabriela Viagrán tenía de un matrimonio anterior, ya que el joven debía rendir una materia y se quedó preparándola en la casa de un compañero de colegio.

Era una tarde lluviosa, las condiciones meteorológicas no eran las mejores para viajar, pero debían llegar a Pergamino porque Fernando tenía una entrevista de trabajo (ya que se encontraba desocupado desde el mes de Mayo) y esta era una buena oportunidad.

Ya emprendido el viaje, enviaron un mensaje de texto por medio del celular a sus familiares de Pergamino para avisarles que estaban en camino. "Estamos yendo”, escribieron.

Alrededor de las 20 hs, Gabriela habló por teléfono con su abogada y amiga que los esperaba para cenar en Pergamino. Durante esa conversación, Gabriela le dijo que estaban a la altura de Claypole. Al mismo tiempo, el Papá de Gabriela recibió un mensaje de texto que decía “Estaremos en Pergamino cerca de las 22hs”. Pero la familia Pomar nunca llegó a su destino.

El 15 de noviembre, preocupados porque no habían llegado, el padre de Fernando se dirigió a la comisaria para hacer la denuncia correspondiente. En ese momento, toma intervención la fiscal de turno Karina Pollice, titular de la unidad Funcional de Instrucción del Departamento Judicial Pergamino y la policía comienza la búsqueda de la familia.

Cientos de policías realizaron “rastrillajes” por tierra, agua y aire. Buscaron en Pergamino y en ciudades vecinas. En la incesante búsqueda se sumaron buzos, bomberos y vecinos, pero los Pomar no aparecían y los medios de comunicación ya comenzaban a tejer hipótesis sobre el destino de la familia. La información que manejaba la fiscal comenzó a filtrarse y rápidamente se convertía en titular de todos los diarios, complicando las cosas aun más.

El 19 de noviembre, tras investigar y cruzar las últimas comunicaciones telefónicas de los celulares de la familia Pomar, se descubre que el celular de Gabriela se habría activado en la localidad de Chivilcoy, según así lo confirmó la policía. Pero la fiscal desestimó, descartó y negó este dato. Por su parte, la mamá de Gabriela intentaba varias veces al día comunicarse con su hija y le dejaba mensajes en el contestador con la esperanza de recibir una respuesta.

Como la familia Pomar viajaba en su automóvil, pasaron por varias casillas de peaje, fue entonces que el 20 de noviembre los investigadores logran obtener una imagen captada por la cámara de seguridad del peaje de Villa Espil, en la ruta 7, en donde solo se puede ver a Fernando Pomar. Las imágenes correspondían exactamente al día de su desaparición, por lo que se trataba de las primeras y últimas fotos de la familia.

Comenzaron entonces los análisis apresurados, y la televisión se llenó de opinólogos que con total seguridad sin haber procesado y analizado las fotografías aseguraban que en esa imagen (de baja calidad) Fernando Pomar estaba solo porque; habría matado a su mujer y sus hijas y estaba huyendo, porque sabía que lo estaban buscando y el tiempo se le echaba encima…en fin, un sin número de especulaciones sin ningún sustento más que el de observar a un automovilista en un peaje que pasaba con su auto.


PEAJE. Una cámara registró el paso del auto.

Los más osados se animaron a analizar frente a las cámara de tv los gestos de Fernando y declaraban que “estaba gesticulando como pidiendo ayuda”, cuando en realidad lo único que parece verse en esa imagen es que está extendiendo su cuerpo tras haber recibido el vuelto del peaje y tirando el ticket en un cesto. Actitud más que normal de un automovilista que pasa por un peaje. Nada más…el resto quedaba bajo la enorme imaginación de quienes buscaban 5 minutos de televisión.


Tres días después de la difusión de estas imágenes y las descabelladas suposiciones que salían desde los medios de comunicación bajo el título de “supuestos”, apareció una segunda imagen de las cámaras de seguridad de otro peaje, también de la ruta 7, cerca ya de San Andrés de Giles. Esta foto fue tomada exactamente 20 minutos antes que la otra. Aquí, se ve a toda la familia en una situación normal. Por lo que se cae todo aquello que habían dicho de Fernando Pomar a raíz de la primera imagen.

El 24 de noviembre la organización Missing Children de Argentina se suma a la búsqueda y publica en su sitio web las fotos de Pilar y Candelaria. Dos días después de esto, comienzan a aparecer testigos que aseguran haber visto a la familia pasear por un centro comercial en la localidad de Ameghino, el supuesto testigo aseguró “que estaban tranquilos y en ninguna instancia rara". Esta versión fue desestimada rápidamente al no poderse comprobar la veracidad de la declaración.

El 28 de noviembre, el Subsecretario de Investigaciones del Ministerio de Seguridad Paul Starc viajó a Pergamino y se entrevistó personalmente con los familiares de los Pomar. Durante esa reunión les informó que se estaba trabajando intensamente en el caso y que no se descartaba ninguna de estas hipótesis:

1- SE FUERON DEL PAIS: Cuando la policía ingresa al domicilio de los Pomar descubre que el matrimonio había dejado los documentos de las nenas y de la mujer en la casa, lo que dificultaba la salida del país de la familia, sobre todo, porque los puestos fronterizos estaban alertados de la búsqueda de los Pomar. Por otro lado, para moverse fuera del país necesitaban dinero y las cuentas no habían registrado movimiento alguno, contradiciéndose con los llamados y mensajes enviados desde el teléfono de Gabriela y Fernando donde decían que estaban viajando hacia Pergamino.

2- TENIAN DEUDAS: Esta hipótesis se apoyaba en los problemas económicos que tenía la familia como consecuencia de la desocupación de Fernando (estaba sin trabajo desde el mes de Mayo) motivo que les había obligado a poner en venta la casa para poder saldar sus deudas. Sin embargo, el padre de Fernando descartó que fuera una deuda tan grande. Las sospechas giraban sobre el hecho de que ya no podían seguir pagando la cuota de la hipoteca de la casa que habitaban. Pero, también existía la posibilidad de que hubieran contraído una deuda con alguien peligroso que los amenazara para cobrarla y que por ello, habrían decidido esconderse sin avisarle a nadie.

3- DRAMA PASIONAL: La más aterradora y la que ensució gratuitamente a Fernando Pomar. Es quizá la hipótesis que tendrían que haber investigado en privado sin dar cabida a los medios que se hicieron eco. A partir de que esta hipótesis salió a la luz, Fernando Pomar se convirtió en un hombre violento, que discutía frecuentemente con su mujer, que Gabriela y Fernando estaban haciendo terapia de pareja para salvar el matrimonio, sumado todo esto a una declaración de la mamá de Gabriela que en una entrevista televisiva dijo que ella solo ponía las manos en el fuego por su hija y nadie más, sembrando un manto de dudas sobre su yerno. La versión de que podrían haber sido asesinados por alguna ex pareja, tampoco se desechó, pero de haber sido así los cuerpos, deberían haber aparecido rápidamente.

4- ACCIDENTE. Pasada una semana de la desaparición de la familia, se descartó rápidamente el hecho de que se hubieran caído en un arroyo o los hubiesen atropellado porque los rastrillajes daban todos negativos.

5- SECUESTRO: Acá había grandes dudas porque sus captores tendrían que haber llamado para pedir un rescate y si se hubiera tratado de un secuestro exprés, sus cuentas habrían sido vaciadas.

6- ASALTO: Si los hubieran asaltado para robarles el automóvil (el delito de moda en Argentina) el vehículo se tendría que haber encontrado en algún garaje, quemado o abandonado en algún lado.


También por esta fecha en Junín, un grupo de vecinos denunciaron haber visto a la familia en esta ciudad, pero también se comprobó que esto no fue así.

El 30 de noviembre, la encargada de la Sociedad Protectora de animales de Tres Arroyos, afirmó que la familia Pomar les dejó a su perro, un caniche, pero luego se comprobó que esa no era la mascota de la familia.

El 1 de diciembre, vuelven a allanar la casa de los Pomar en José Mármol, esta vez, buscaban un arma de fuego que (según testigos) Fernando se había comprado recientemente debido a los episodios de inseguridad que había en el barrio. Los investigadores no la encontraron, despertando dudas sobre si verdaderamente tenía un arma o si se la había llevado con él en ese viaje.

En el medio de este caso, en una entrevista televisiva, el Ministro de Seguridad Bonaerense, Carlos Stornelli, aseguró con gran tranquilidad que el caso Pomar no tenía nada que ver con la inseguridad y se inclinaba a pensar en una desaparición voluntaria. ¿Qué una familia entera desaparezca sin dejar rastros durante más de diez días sin que la policía no la pueda encontrar no habla de inseguridad? . Contradiciendo al Ministro, la fiscal de la causa, Karina Pollice descarta por completo la “desaparición voluntaria”.

El 4 de diciembre encuentran un Fiat Duna Weekend incendiado en la localidad de Morón, pero finalmente tras las pericias correspondientes determinan que en realidad ese auto era de color gris y no rojo como el que estaban buscando.

La búsqueda era incesante, más ”rastrillajes” por agua, cielo y tierra daban negativo. Ya no quedaban más pistas y los rastrillajes no estaban dando resultado. El último recurso que quedaba era el que su utiliza cuando las investigaciones fallan; la recompensa, por eso la fiscal del caso ofrece una suma de dinero a quien aportara datos fehacientes sobre el paradero de la familia y aseguró que los seguiría buscando a pesar del tiempo.

Una cosa era cierta, a esta altura se buscaban cuerpos porque la posibilidad de que la familia apareciera con vida ya estaba prácticamente descartada, pero seguían buscando.

El 6 de diciembre se intensifican los rastrillajes en Mendoza tras seguir una pista que daba cuenta que la familia se encontraba en La Consulta porque (entre otras cosas) se supo que Fernando Pomar estuvo en Mendoza entre el 6 y el 9 de noviembre realizando una consultoría para una empresa y en esos días visitó el Valle de Uco. Se confirmó además que Fernando Pomar estaría vivo y en compañía de su familia y que se encontraría en la casa de una familiar en La Consulta. Pero pronto se descartó esta pista y otra vez se volvía a cero.

El 8 de diciembre encuentran al costado de la ruta 31, cerca de la ciudad de Salto, un vehículo Fiat Duna Weekend volcado con 4 cadáveres, se constata rápidamente que se trataba de la familia Pomar, desaparecida 24 días antes.


El Fiat Duna en el que viajaban los Pomar.

Al día siguiente, tras la culminación de las autopsias sobre los cuerpos hallados se conocieron detalles escalofriantes ya que los primeros resultados arrojaron que Fernando Pomar fue el primero en morir, casi instantemente, debido a un traumatismo de cráneo en el parietal izquierdo producto del vuelco del automóvil. La suerte de Gabriela fue distinta, porque sobrevivió al primer impacto y se arrastró hasta su marido donde agonizó (se cree que durante largo tiempo) para luego finalmente morir a su lado. Con respecto los cuerpos de las pequeñas, Candelaria y Pilar son las que en peor estado fueron encontrados, ya que al tener los cuerpos mas pequeñitos se descompusieron más rápido sumado al accionar de la fauna cadavérica como insectos y roedores.

Desde el momento en que aparecieron los cuerpos surgieron más interrogantes que esclarecimientos, comenzando por la primera declaración del jefe distrital de Salto Comisario Inspector Juan Carlos Ruiz, quien contó ante las cámaras de TV la siguiente historia:

“Yo personalmente después de cenar decidí realizar un patrullaje con el jefe de la patrulla rural, siempre en el marco de la investigación que se estaba realizando y dando cumplimiento a las directivas que se venían ejecutando. Y en el día de ayer, ya le digo después de almorzar fuimos a recorrer esta ruta, llegamos al deslinde de la localidad de Carmen de Areco por la ruta 31 siempre revisando los montes que están sobre la vera derecha. Llegamos al deslinde, revisamos todas las alcantarillas que nos encontramos, los puentes y justo en el deslinde con Carmen de Areco hay un puente, lo revisamos en la parte inferior se estableció que no existía nada, entonces decidimos regresar hacia la ciudad de Salto revisando los montes siempre por la mano derecha.

Es así que llegamos a un tambo que estaba abandonado, ahí hablamos con el dueño de un campo de enfrente, el campo LOS ALAMOS y continuamos, pasamos la localidad de Ghan , llegando a 8,9 km de la localidad de Salto desde la parte de arriba de la ruta se veía el interior del monte pero no se observaba ningún vehículo que nos interesara. Entonces una vez que chequeo de arriba continuo hasta la finalización de monte, ahí me encuentro con un monte bastante frondoso, intento ingresar por la parte del medio del monte pero no lo puedo hacer, entonces lo rodeo y me voy hasta el monte de una plantación de álamos en donde había buena visibilidad y empiezo a sentir un olor nauseabundo, entonces le digo al comisario Rubito que estoy sintiendo un olor raro, me voy acercando, y en ese momento me encuentro en primera instancia el cuerpo de la mujer y al lado vi al hombre . Llamé al comisario Rubito y empezamos a desmalezar porque hay un sorgo de Alepo muy alto, más o menos mi altura, y entre los yuyos estaba el vehículo, realmente me lo tuve que chocar para individualizarlo. Tuvimos que desmalezar porque en un primer momento pensamos que las criaturas estaban dentro del vehículo. Enseguida llame al comisario Gavin para que acudiera al lugar y diera directivas al respecto y ahí empezamos a buscar con él y establecimos que los cuerpos de las criaturas estaban a unos 7,8 metros de donde estaba el matrimonio. La idea era no dejar ningún cabo suelto y seguir con los rastrillajes que se venían haciendo hasta ese momento, de hecho en el transcurso de la semana pasada, hicimos un rastrillaje en el rio Salto en la ruta que comunica con la ciudad de Pergamino, y bueno se fueron haciendo distintos rastrillajes en caminos aledaños, en distintos montes, pero hasta el momento no daban ningún resultado , así que ayer decidí profundizar un poquitito mas siempre dando cumplimiento a la orden que estaba vigente y seguir con el rastrillaje hasta que diera con algún elemento que sirviera para la causa.


La verdad que me sorprendió encontrar los cuerpos en este lugar porque ya se habían hecho rastrillajes, inclusive hemos utilizado una aeronave de un vecino acá, con el dueño de la aeronave observado este sector por aire y por tierra y a mí me sorprendió hallarlo ayer, pero realmente de arriba de la ruta realmente si no se chocaba el vehículo realmente no se veía. Este es un hecho de mucha transcendencia que me impacta por el hallazgo, ya que hacía muchos días que estábamos revisando la zona y había tenido tanta repercusión el caso que sabíamos que era fundamental hallarlos.

Quiero además desvirtuar todo comentario que se dijo que hubo un vaqueano (persona conocedora del lugar) que los halló, es totalmente falso, el único que los encontró fui yo ayudado por el comisario Rubito que es el jefe de la patrulla rural de Salto. Salí a los rastrillajes en el móvil 60 de la patrulla rural. La idea era profundizar un poco más en forma personal en aquellos sectores en los que ya se había rastillado inclusive ya se había hecho patrullaje por aire también. Yo les puedo asegurar que la única manera de ver ese vehículo es chocándoselo como ocurrió ayer. Ya se había rastillado la zona y desde arriba era imposible hallarlo, inclusive se hicieron las actas y se elevaron a la departamental. Reitero que la única forma de encontrar los cuerpos era chocándoselos y realmente el matorral que existía al lado del auto era imposible individualizarlo. Yo encontré los cuerpos y seguí unos dos metros entre las malezas y puede ver el auto. Inclusive el vehículo nos despistaba desde la parte aérea porque nosotros buscábamos un auto rojo y el vehículo estaba totalmente dado vuelta que era un color gris oscuro…”

Horas después era desafectado de la fuerza al comprobarse que este relato era una mentira, él no los había encontrado.


VOLCADO. Los peritos trabajan al costado del auto de los Pomar.

A medida que pasaban los días, más dudas y confusiones fueron apareciendo en la causa que se cobró la carrera de varios efectivos policiales que fueron alejados de la fuerza por los errores cometidos durante la actuación policial.

Los procesados fueron el titular y el jefe de turno de la DDI de Pergamino, comisario inspector Julio Golpe y comisario Néstor Barrera; el jefe Distrital, comisario inspector Juan Carlos Ruiz, y el jefe de Patrulla Rural de Salto, comisario Daniel Arruvito.

En tanto, los otros dos procesados por el fiscal general adjunto de Pergamino, Mario Gómez, fueron el teniente primero Luis Quiroga, que integraba la Patrulla Rural, y el teniente Benito Barcos, encargado del puesto de vigilancia de Gahan.

El hallazgo de los cuerpos tras casi un mes de búsqueda dejaba en evidencia las graves deficiencias de la Policía Bonaerense en la investigación.

En medio de las investigaciones, y cuando todavía no se podía creer los errores garrafales cometidos por la policía se sumaba un nuevo ingrediente; aparece el testimonio de Casimiro Frutos un testigo cuyo relato fue clave para que la causa diera un vuelco importante.

Frutos declaró lo siguiente : ” Yo viajaba en el Cóndor la Estrella de Retiro a Rojas el día 16 de noviembre, iba mirando el paisaje (como me gusta el campo) y de repente, a eso de las 10:30 de la mañana, veo en un montecito un auto volcado con las 4 ruedas para arriba, y llegue a divisar que era rojo. Yo lo vi desde el colectivo, viajaba en el primer piso. Yo no sabía nada que había desaparecido una familia, ni nada de eso, volví a mi casa el día viernes a la noche y me entero que había desaparecido una familia, entonces le pregunto a mi mujer y ella me dice más o menos como era la cuestión y le digo que vi un auto volcado y mi señora me dice: ¿Porqué no llamas al 911 sin comprometerte?.

Así que llamé y me atendió un hombre que me preguntó de donde estaba llamando, si el teléfono era mío, le dije que si, después le di mi dirección y el lugar desde donde estaba llamando. Yo le dije que vi un auto volcado en una curva, en un montecito estaba el auto volcado con las 4 ruedas para arriba. Después me preguntaron mi nombre, yo se los di y nunca más me llamaron. Solamente recibí una llamada perdida de Pergamino en donde me preguntaron si yo había llamado al 911, si viajaba en tal colectivo, les dije que sí. Esta llamada me la hicieron a la misma hora en la que estaban levantando el auto de la zanja


HALLAZGO. El Fiat Duna en el que viajaban los Pomar. (Imagen TV)

Creo que fui el único que lo vio desde el micro pero yo después le comenté a unos compañeros que había un auto se escondido. El día 30 a la tarde, tomé el micro y como iba por el mismo camino me volví a fijar para estar seguro y volví a ver al auto en el mismo lugar. Entonces pensé que debía ser un auto tirado como suelen haber, entonces pensé no le encontraron o no lo quisieron encontrar. La verdad que no quise volver a llamar. Este segundo viaje iba solo porque me quede dormido y no viaje con los demás compañeros. Pero cuando llegue les comente a mis compañeros que había vuelto a ver el auto volcado en el mismo lugar y los Pomar no aparecían. El 8 de diciembre cuando apareció el auto con los cuerpos volví a llamar al 911 para avisar que yo había visto el auto y me volvieron a pedir los mismos datos que la primera vez y les repetí todo de nuevo. Hoy me pregunto porque la policía no buscó en ese lugar y porque no le dieron importancia a mi llamada al 911.

Tras toda esta serie de defectos, contradicciones e imperfecciones durante la investigación del caso Pomar, no queda más que preguntarme:

- ¿Por qué mintió el policía diciendo que él los había encontrado?.

- En medio de las declaraciones en televisión se deja entrever que en realidad habían sobrevolado la zona pero no le dieron importancia porque ellos veían un auto volcado y parecía de color gris oscuro y no rojo como el que buscaban.

- ¿Por qué no hicieron caso a la llamada de Frutos al 911 donde por dos veces aseguró haber visto el auto?.

- Días antes de encontrar el auto de los Pomar un accidente en el mismo lugar había cobrado la vida de varias personas. Los accidentes automovilísticos eran allí muy frecuentes. ¿Por qué entonces no se comenzó a buscar intensamente en ese lugar desde el comienzo si era conocida la peligrosidad de la zona?

- ¿Por qué callaron la versión de que fue un vaqueano quien los encontró?.

- Pericias demostraron que una de las luces del vehículo había quedado encendida desde el momento del accidente hasta que fue encontrado. ¿Nadie vio una luz en la noche al costado de la ruta?

- ¿Qué tipo de informes le presentaban a la fiscal?

- ¿Si Fernando Pomar era tan precavido y se preocupaba por la seguridad de la familia, porque no llevaba el cinturón de seguridad?

- ¿Por qué ante semejante choque los cuerpos salieron despedidos del auto y todos los objetos que llevaban en el auto quedaron adentro?.

- ¿Cómo puede ser que un testigo vea el auto dos veces desde el segundo piso de un ómnibus y la policía desde un avión o helicópteros no lo vio? ¿Será que nunca volaron por ahí?

- El Gobernador de la Provincia de Buenos Aires aseguró que estaban todos los elementos a disposición para la resolución de este caso. Entonces ¿Por qué volaban con aviones que prestaban los vecinos del lugar? ¿En dónde estaban los helicópteros de la policía?

- Si fue un accidente automovilístico como se dijo en un primer momento ¿Qué pudo ocasionarlo? , Fernando era una persona que conocía esa ruta y la circulaba constantemente. ¿Cuáles fueron las causas del mismo? ¿Fernando Pomar se quedó dormido? ¿Estaba excedido en la velocidad? ¿Estaba alcoholizado? ¿La lluvia le jugó una mala pasada? ¿Mordió la banquina y perdió el control del auto? ¿Quiso evitar algún animal suelto en la ruta? ¿Lo chocaron? ¿Nadie vio el accidente? ¿Nadie sintió ruido? ¿El auto estuvo siempre allí o lo plantaron?.

- ¿Cómo rastrilla la policía? ¿Saben hacer rastrillajes? ¿Rastrillaron el lugar o falsificaron los informes?.

- ¿Qué le decían a los familiares de las victimas mientras los buscaban?

- Meses antes del incidente, el intendente de Pergamino había denunciado y pedido la sustitución del jefe de policía de la localidad por la inoperancia que demostraba, su petición nunca fue escuchada.

En medio de un inmenso dolor, la madre de Gabriela contrató a un grupo de investigadores y peritos de manera particular , y hoy la pista más firme sobre la que se trabaja es la presencia de un patrullero que pasó por el lugar cuando realizaba actividades fuera de su labor policial que estaría siendo conducido por una mujer ajena a la fuerza.


Por orden de la fiscal del caso, Karina Pollice, se habría ordenado una nueva pericia -espectrofotométrica- sobre el auto de la familia Pomar, ya que se presume que en el accidente habría participado otro coche.

Si se comprueba esta línea de investigación seria la respuesta a muchos interrogantes que surgieron en esta causa.

Así, nos buscan en Argentina.

Autora: Lic. Paula Daniela Alcoba

giornalroma@hotmail.com

zonaseguraradio@yahoo.com

Programa de radio Zona Segura AM 1220
www.zonaseguraradio.com.ar

2 comentarios:

ANRAFERA dijo...

Estupenda entrada. Muy buena la exposición. Saludos.

coronelmariano dijo...

me encanto la nota..ya en pocos sitios se acuerdan de este caso y a tener presente que en la reconstruccion del accidente dijeron, choque frontal con vuelco campana y todos sus ocupantes salieron despedidos por el prarabrisa..que dificil estar en la piel de familiares y que la ley te ayude..

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...