miércoles, 27 de julio de 2011

PERFIL PSICOLÓGICO DE ANDERS BEHRING BREIVIK.

"Una persona con una creencia iguala la fuerza de 100.000 con sólo intereses".
Anders Behring Breivik

Autor: JORGE JIMÉNEZ SERRANO.
Psicólogo Criminalista.
Contacto: yordijs@hotmail.com


El viernes 22 de Julio de 2011 una bomba hace explosión en el centro político de Oslo causando 7 muertos y decenas de heridos y destrozos.

Unas horas más tarde, en la isla de Utoya, donde se celebraba un campamento de jóvenes simpatizantes del Partido Laborista, una persona abre fuego contra los asistentes matando a 76 e hiriendo a decenas de ellos.

Allí mismo, en solo un par de minutos desde la llegada de la policía es detenido un ciudadano noruego, Anders Behring Breivik. Rápidamente fueron apareciendo informaciones que trataban de describir a este sujeto, pero ¿cómo puede describirse a nivel criminológico y psicológico a una persona capaz de cometer estos actos?


Estamos ante un caso prototípico de asesino frenético o Spree Killer, es decir, un asesino que mata a dos o más víctimas en un periodo de tiempo consecutivo y en dos o más lugares. El tiempo que transcurre entre un asesinato y otro no se debe a un periodo de enfriamiento, cosa que lo diferencia del asesino en serie, sino que es el tiempo que transcurre en encontrar una nueva víctima. En este caso habría que hablar más de viaje que de desplazamiento, se requiere movilidad geográfica del asesino. Se podría decir que el asesino no deja de matar, no habría individualización de cada víctima, es parte de una serie consecutivas de asesinatos. Si nos centráramos únicamente en el episodio de la isla, donde la participación de Anders es más directa y tiene una más clara y consciente intención letal, podríamos hablar de un asesino en masa, pero los 40 kms. que distan entre el lugar de la explosión (Oslo) y la isla nos encajan más con la definición de frenético.

Continuando con la descripción tipológica, podríamos utilizar la de Holmes y De Burguer de 1988 (en Jiménez 2011)[1], que lo encuadraría dentro del tipo misionario:

Un tipo de asesino que elabora una idea delirante en la que él se autoerige como la persona con la misión de eliminar o hacer desaparecer a determinados elementos que considera nocivos para la sociedad o ambiente en el que vive. A diferencia del visionario, éste no tiene síntomas psicóticos asociados a su idea delirante, es decir, ésta no son fruto de alucinaciones. Este tipo de asesinos se consideran redentores, salvadores que liberan a la sociedad de determinados grupos que considera dañinos, generalmente prostitutas, drogadictos, vagabundos… En el caso de Anders, sus ideas contras el multiculturalismo y el odio a los inmigrantes podrían identificar el elemento social considerado como el enemigo a aniquilar. En este caso, las victimas no pertenecen directamente al grupo contra el que Anders lucha, sino que son seleccionadas por ser políticamente defensores o promotores de la proliferación en su sociedad de estos grupos (inmigrantes, principalmente musulmanes) o sus defensores. Posiblemente la coyuntura temporal de haberlos reunido en unas jornadas y las características geográficas del lugar de reunión escogido fueron determinantes a la hora de desviar su elección de victimas. En este sentido, el odio de Anders se había extendido no solo hacia aquellas personas que quiere eliminar sino también contra las que considera que las apoyan.



Los asesinos de este tipo son personas sin un componente psicopatológico acentuado más allá de la extrema convicción con la que defiende la ideología que están detrás de su pensamiento delirante. Son personas que están socializadas, que están adaptadas al ambiente en el que viven, son consideradas como personas normales siempre y cuando no se les hable de su temática delirante. En esta situación se puede comprobar al extremismo al que ha llevado sus convicciones e ideas y puede apreciarse la perturbación que esconde dicha ideología junto a la visión violenta que tiene al respecto. Esto se fragua a lo largo de los años, desde la adolescencia, en la que la persona va desarrollando y conformando elementos como la autoestima, la empatía, el locus de control[2] o las habilidades sociales y resolución de conflictos. En un momento determinado, el sujeto percibe como ciertos daños o problemas que existen a su alrededor son culpa de determinadas personas o grupo de personas. Los problemas no son complejos, existen solo dos tipos de personas: los perjudicados y los culpables. Esta idea se va extremando en posturas y se relacionan con una solución conflictiva y violenta, características que también describen a la persona y a su forma de resolver conflictos en el resto de parcelas de su vida.


Este tipo de sujetos son poco flexibles, se encuentran siempre al lado de algún extremo, tienen poca tolerancia a la frustración y suelen dirigir su vida por el dogmatismo y unas auto-creadas nociones de moral y ética. Todo el que no piense como él finalmente acaba convirtiéndose en su enemigo.



Como ocurre en el caso de Anders, su forma de entender la vida y concretamente sus ideas sobre los social y lo político le hacen relacionarse con grupos de ideología de la extrema derecha. Estos grupos le ayudan a retroalimentar más sus ideas y sentir la sensación de pertenencia a un grupo, sentimiento que se desarrolla aún más por la separación cada vez más radical de los que no pertenecen o piensan como ese grupo. Cada vez más, esta ideación delirante ocupa gran parte de su vida, cada vez se estrecha más el cerco de resto de cosas que forman parte de su vida, la idea delirante lo inunda todo hasta que su mundo gira prácticamente entorno a esos pensamientos. Esto le lleva a fabular teorías y a construir una lógica y racionalidad sobre sus ideas extremas sin que quepa la menor duda y sin que sea posible cuestionar su defensa. En mayor o menor medida, la capacidad intelectual le permitirá a este tipo de sujetos construir una buena fundamentación lógica y explicativa de sus ideas delirantes. En el caso de Anders, podemos describirlo como una persona con una inteligencia dentro de la media, capaz de elaborar un manifiesto de 1500 páginas donde describe sus pensamientos. Junto a esto, las teorías y grupos de la derecha extrema le llevan a rellenar los huecos que sus teorías pudieran tener.
Como muestran estudios como los de Skrapec (en Jiménez 2011), este tipo de asesinos suelen tener una visión justificada de sus crímenes. Son conscientes del daño que están provocando pero justifican sus acciones como parte de un mal necesario y justo. No solo no se ven como asesinos sino que puede considerarse como víctimas de una injusticia atroz que solo puede reequilibrase mediante la muerte de sus víctimas. Se encuentran en una batalla interna en la que ellos se auto-exculpan y racionalizan su mal como una forma de auto-supervivencia, ellos o yo. Anders declara a su abogado para que lo haga público que era consciente del daño que estaba provocando y de la crueldad de su acción sin embargo la consideraba como algo que era necesario hacer. No solo no se verá como un asesino despiadado sino que se auto-describirá como un héroe, un libertador, como un justiciero y redentor. En el caso de Anders, su identificación con los templarios es muestra de esa autoimagen de guerrero salvador en el que se mezcla política, religión y violencia.


A nivel criminológico, este tipo de asesinos pueden planificar muy bien sus actos, aunque sus crímenes puedan verse y a veces ser realizados como un acto de impulsividad, su producción no es fortuita ni oportunista, sus crímenes ha sido gestados durante mucho tiempo en la mente de estos criminales. Su relación con la violencia como herramienta útil les hace estar muy cerca y ser conocedores del mundo de las armas y la guerra.

Ese paso al acto es para ellos definitivos, no piensan en salir huyendo solo en cometer el mayor daño posible aunque eso suponga ponerse en riesgo personal. Su modus operandi puede estar perfectamente planificado hasta el punto de la huida y salir indemne de su ataque. Tienen, en su autoimagen de guerrero redentor, un sentimiento de mártir que le hace pensar que lo importante no es él sino la misión.

Anders podría haber escapado de su crimen con explosivos, es posible que no hubiera sido relacionado con él al menos en mucho tiempo, pero necesitan cierta exhibición, no atacan y salen huyendo, requieren ser reconocidos por la sociedad, necesitan la aprobación social puesto que su guerra es, en cierta forma, por esa sociedad a la que va a limpiar de ese grupo nocivo. Anders no quería desaparecer de la explosión, tampoco de la isla, quería ser detenido allí, piensa que sus actos son dignos y merecedores de reconocimiento público ya que no son un crimen sino una hazaña heroica. Narcisismo y egocentrismo son características que describen su personalidad y que acompañan sus distorsionadas y extremistas ideas.
Esa necesidad de mostrarse hacia los demás, de influir y presentarse como un líder es lo que le lleva a utilizar las redes sociales como vehículo de transmisión de sus pensamientos. No quiere pasar inadvertido, desapercibidos, quiere mostrarse y exhibirse como muestran las imágenes que utiliza.



Una vez detenido, quizás solo la fama pueda superar al daño cometido. Poco más vamos a descubrir sobre este asesino, ningún sentimiento de culpa que no sea fingido, ningún asomo de arrepentimiento, solo una distorsionada y racionalizada autojustificación. Arrogancia frente a humillación, desprecio frente a los que no piensan como él y una necesidad de ser considerado por la historia como un héroe. Esperemos que la sociedad y los medios de comunicación sean capaces de no desdibujar por un instante la única cara real de Anders, la de un monstruo.

Artículo de Jorge Jiménez para el Investigador.


[1] Jiménez, J. (2011). Manual Práctico del Perfil Criminológico: Criminal Profiling. Valladolid: Lex Nova

[2] Locus de Control (LC) es la percepción de una persona que determina (controla) el rumbo de su vida. Es el grado en que un sujeto percibe el origen de eventos, conductas y de su propio comportamiento . Este locus de control puede ser interno o externo a él.



7 comentarios:

Anónimo dijo...

No me pareció interesante, no parece que hayan investigado este caso en particular. Con respecto a la pagina en sí, es oscura y con un aspecto algo siniestro, sería bueno que la modifiquen con colores mas claros. Gracias igual, Irene

Anónimo dijo...

Interesante visión del perfil psicológico del asesino noruego.

En este otro blog hablan del perfil de los terrorista conocidos como "lobos solitarios"
http://mundocriminal.wordpress.com/2011/07/28/lobos-solitarios/

Tony Roig dijo...

Hola Anónimo 1.

Respetamos tu comentario, únicamente puntualizarte que el autor de dicho perfil es un profesional en la materia y entiende "algo" del tema.

En cuanto al diseño de la página decirte que en cuestión de gustos no hay nada escrito, a nosotros nos gusta y a nuestros seguidores también.
Gracias por visitarnos y participar.

Tony Roig dijo...

Hola Anónimo 2

Gracias por el comentario, nos agrada saber que te pareció interesante.

No conocía el blog que citas, veo que es bastante nuevo, tomo nota y lo añado a mi bookmark.
Salu2

psicologia juridica dijo...

hola, a mi entender se trata de un nazi más. en la segunda guerra mundial, este tipo de individuos medraron en el régimen nazi haciendo todo tipo de tropelías, eran considerados los más aptos, sanos y fuertes....no es un mounstruo es un ser humano que ha llevado al extremo la capacidad de hacer daño que de por sí tenemos los humanos.
quizás hoy en día sea políticamente incorrecto, pero la historia está plagada de estos casos, y lo paradójico es que solían ser la élite de las sociedades más belicosas. por favor no nos hagamos los inocentes.
gracias.

Anónimo dijo...

Esta web no parece seria, ni en lo estético.Supongo que lo que quereis es atraer la atención de "malotes" y "peliculores". Jugais con el morbo de la criminalidad... dudo que aquí exista profesional alguno de la criminología o alguna ciencia a fin.

Tony Roig dijo...

Hola Anónimo.

No se si eres el mismo que escribió en julio, aunque vuelvo a decir lo mismo, respetamos tu comentario, aunque no lo compartimos.

En cuanto a profesionales que colaboran, creo que a estas alturas hace falta decir poco, la gente les conoce desde hace mucho tiempo.

En cuanto al diseño de la página decirte que en cuestión de gustos no hay nada escrito, a nosotros nos gusta y a nuestros seguidores también.

Gracias por visitarnos y participar.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...