miércoles, 25 de marzo de 2009

Un manual sobre los distintos tipos de orejas ayudará a la Policía a esclarecer delitos


  • Incluirá sus características y su frecuencia entre la población española.
  • Sustituirá a uno que data del siglo XIX.
  • Hay un protocolo para su identificación científica.

  • Investigadores de la Universidad de Alcalá (Madrid) desarrollan un proyecto que incluye la creación de un manual con fotos de los diferentes tipos de orejas, sus características y su frecuencia entre la población española, lo que servirá a la Policía y a la Guardia Civil para esclarecer delitos.

    Este manual, que estará listo para finales de este año, sustituirá a uno que data del siglo XIX y que se venía utilizando en España.

    Virginia Galera, profesora de Antropología Física de la Universidad de Alcalá de Henares (UAH), ha dicho a EFE que el proyecto lo están desarrollando junto a profesionales del Servicio de Criminalística de la Guardia Civil y de la Comisaría General de la Policía Científica, y forma parte de un programa más amplio que comprende el estudio de la morfología de la toda la cara.

    Galera ha detallado que lo primero que han hecho es evaluar las necesidades de la policía científica y ver qué caracteres de la oreja se tenían que destacar: orejas más o menos redondas, más o menos ovaladas, con un lóbulo pegado o despegado de la cara, etc, para luego ver su frecuencia.

    Es decir, se ha establecido un protocolo para la identificación científica de esta parte del cuerpo, que se ha consensuado entre las tres partes implicadas en el proyecto y que servirá como una "hoja estandarizada", con las diferentes características y de utilidad en la identificación forense.


    Partes de la oreja.

    Existen formas de orejas triangulares, ovaladas, redondas y rectangulares, según este manual, que analiza e integra una clasificación de otros muchos caracteres de esta parte del cuerpo, como el lóbulo, el hélix (repliegue semicircular que conforma el borde externo del pabellón auricular), el antehélix o el trago.


    Galera ha señalado que, actualmente, de muchos delitos se obtienen imágenes de las personas que los han cometido, por ejemplo, a través de las cámaras de vídeo de un banco.

    Cuando se obtienen estas imágenes, una de las primeras cosas que hace la policía es identificar aquellas partes del cuerpo que quedan visibles; en el caso de que se observe la oreja se aplicará el protocolo con los distintos caracteres, lo que permitirá identificar al delincuente.

    Descartar sospechosos

    Por ejemplo, hay caracteres, como el lóbulo de la oreja hendido, que tiene frecuencias bajas, lo presenta el 1,92 por ciento de la población española, y por tanto ayudan a establecer la identificación de criminales en el delito, porque "cuanto menos frecuente es una característica de una oreja, más identificativa es ésta".

    Cuando se obtiene una imagen de un robo y en ella se ve la oreja del individuo, la policía podrá compararla con las instantáneas de las orejas de los sospechosos de ese delito y ver así qué caracteres de esa parte del cuerpo se repiten en una y otra fotografía.

    Esto servirá a la policía, en un primer paso, para descartar a aquellos sospechosos que no tengan una oreja similar al individuo que, según la imagen, en este caso del banco, ha cometido el delito.


    El proyecto, según ha puntualizado Galera, aún no ha terminado, pues también tienen que marcar y definir si hay diferencias entre las orejas de hombres y mujeres, con la edad y entre las del lado derecho e izquierdo, lo que se incluiría en el citado catálogo.

    Este proyecto recibe una subvención del Instituto Universitario de Investigación en Ciencias Policiales, dependiente de la Secretaría de Estado de Seguridad del Ministerio del Interior y de la Universidad de Alcalá.

    Fuente: EFE

    Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...