martes, 15 de julio de 2008

Grafoscopía y documentoscopía

Grafoscopía

Examen de la escritura insertada (textos manuscritos) en un documento. Disciplina que pretende determinar técnicamente la correspondencia entre los gestos gráficos dubitados con la muestra testigo, es decir, si provienen de un mismo puño y letra.

Toda escritura contiene una serie de constantes gráficas de las cuales el que escribe no puede prescindir enteramente cuando quiere disfrazar su escritura, y que el falsificador no puede reproducir completamente cuando quiere imitar un grafismo.

Se consideran documentos indubitados aquellos cuyo origen no suscita duda alguna con respecto a su autenticidad. Deberán ser escritos originales, espontáneos, abundantes y coetáneos al documento dubitado.

Son documentos dubitados los que se someten a la apreciación y examen de un perito porque se duda de su autenticidad.

Dejando de lado estas anotaciones de detalle, digamos que se puede definir la Grafoscopía en su acepción más amplia o general, como el estudio científico del grafismo o conjunto de conocimientos concernientes a la expresión gráfica escrita.

Expresión gráfica, grafismo y grafía en este contexto, son locuciones sinónimas y de la más amplia extensión.

Son temas tratados dentro de ellas: todo lo relacionado con la escritura.

Ahora bien, importa precisar que la Grafoscopía estudia el signo gráfico concreto en su ser material, una vez plasmado sobre la superficie, y no como simple ente abstracto. El objeto material de la Grafoscopía está constituido pues, por la entidad gráfica inscrita, cualquiera que ella sea.

Al estudio de los fenómenos fisiológicos se le suele denominar Grafofisiología. Afín a esta rama es la denominada grafología médica que más recientemente se viene llamando Grafopatología y consiste en el estudio de aspectos que tienen que ver con algún tipo de enfermedad y que llegan a incidir en la escritura.

Al examen objetivo de la entidad gráfica para señalar sus caracteres específicos, denominarla y clasificarla se le llama Grafoscopía.

Al estudio del grafismo desde el punto de vista de su autenticidad, se le suele denominar Grafoscopía.

La aplicación de los conocimientos generales del grafismo y especialmente relacionados a dar solución de ciertos problemas planteados por la autoridad, específicamente con fines probatorios, se denomina Grafoscopía.

Con frecuencia el dictamen pericial sobre autenticidad o falsedad de una pieza demanda la aplicación combinada de métodos propios de la Documentología y de la Grafoscopía. De ahí la necesidad de que el experto en documentos cuestionados como actualmente se le suele denominar a la materia, se especialice en ambas disciplinas. Una y otra, sin embargo, con todo y ser complementarias, conservan su autonomía y disponen de sus propios métodos y procedimientos de examen.

Documentoscopía.

La Documentología que algunos propusieron denominar Documentoscopía es, pues, el estudio integral del documento moderno desde el punto de vista de su autenticidad o alteración. A la Documentoscopía le interesa el documento en su materialidad, en su entidad físico-química: papel, instrumento escritor, tinta, etc. y también en todo lo que pueda en un momento dado servir de base a la verificación de su carácter genuino: procesos de fabricación del papel, tintas empleadas, sistemas de impresión, etc.

Estudia, analiza e investiga, mediante metodología e instrumental adecuado, todo tipo de documentos para determinar su autenticidad o falsedad, en cuyo caso averigua en qué consiste ésta, así como las alteraciones y manipulaciones sufridas.

Las denominadas artes gráficas dentro de las cuales cabe incluir desde luego, el dibujo no son disciplinas que tengan por objeto el estudio de la entidad gráfica desde un ángulo de mira en particular sino, más bien, un grupo de heterogéneas especialidades que formulan una serie de reglas para la elaboración y reproducción de grafismos. No hay duda de que al experto en documentos interesan todas estas normas, más que para ponerlas en práctica, para conocer aspectos que sin ellas no estaría en capacidad de comprender, relativos a la génesis y modo específico de ser de los correspondientes signos. Las artes gráficas no constituyen, pues, disciplinas grafoscópicas sino especialidades afines, cuyo conocimiento ayuda enormemente al grafóscopo en su labor.

La Documentoscopía estudia pues la naturaleza del documento y las formas de alteración.

Los documentos son registros gráficos que contienen la información para conocimiento general o particular. Están constituidos por una base o soporte donde está incluido el texto, impresión, firma, fecha, sellos, logotipos y elementos de seguridad. La base o receptor puede ser o no de papel, por consiguiente todo lo que nos transmita una información susceptible de ser interpretada será documento. En sentido amplio cualquier cosa puede llegar a ser documento; una construcción un monumento, una piedra, etc.

Los documentos son objeto de innumerables e ingeniosas modalidades de fraude que desvirtúan la verdad de los hechos, esto se debe al desconocimiento de sus partes y de los requisitos de los mismos.

1 El texto es la parte que transmite la información, puede ser manuscrito (tipográfica o cursiva) o mecanografiado.

2 La firma es el signo gráfico que identifica a su titular. Potencializa el texto, le da valor. Relaciona al titular con el texto. Un escrito sin firma carece de valor y se conoce como anónimo.

3 El receptor suele ser una hoja de papel.

En un documento se consideran, para su estudio:

- La tinta, en sus diversas clases.

- El tiempo, como elemento subjetivo e intangible, muy difícil de valorar, es también el menos conocido porque no es visible y deja muy pocas trazas sobre el documento. En general el texto, firma, tinta y receptor tienen que estar relacionados con la fecha de producción del documento.

- Los mecanismos de alteración de documentos: borradura, raspadura, lavado, adición y falsificación.

El descubrimiento del fraude documental, la indagación pericial de su autor o autores y el estudio científico, en general, de documentos y escrituras, son tareas cuya realización no puede realizarse "a ojo de buen cubero". El experto en documentos está obligado en cada caso a apreciar los diferentes fenómenos a través de la vía perceptiva adecuada, aprovechando para ello los recursos e instrumentos que le brinda la técnica moderna.

El conocimiento del instrumental y de las técnicas especializadas de análisis, no sólo debe ser importante para el perito en documentos cuestionados quien, por supuesto, debe conocer sus principios y aplicaciones específicas y dominar los detalles de su manejo sino también, en ciertos aspectos generales, para el profesional del derecho y para las personas que tienen que ver con este medio de prueba, tanto en su nacimiento como en su desarrollo y posterior valoración.

Saber cuándo y cómo decretar un examen pericial documentoscópico y en qué forma debe manipularse y remitir al laboratorio forense los documentos del caso, son apenas algunos de los tópicos que el Ministerio Público, Juez y el litigante deben tener como un adecuado conocimiento.

Por razones de orden metodológico es conveniente clasificar en dos grandes grupos los instrumentos empleados en el laboratorio forense para el examen de grafismos y documentos, atendiendo a la naturaleza de los análisis que con ellos se practican y al manejo de las piezas objeto de estudio pericial.

Distinguiremos los exámenes físicos caracterizados por no producir alteración en el material analizado, la mayoría de estos elementos de examen son instrumentos ópticos, algunos de ellos altamente perfeccionados. Los exámenes químicos, son los realizados con agentes específicos que reaccionan con los elementos materiales del documento o que provocan mutaciones irreversibles en el mismo.

Curso "La criminalística y otras ciencias forenses"
Autor: JUANA LUJÁN MEDINA



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...